Saltar al contenido

Hámster

¿Has pensado en tener una mascota últimamente? Pues estás en el sitio adecuado porque te queremos presentar a una de las mascotas más populares: el hámster. Es la elección de muchas personas por la simpatía que despiertan, lo divertidos que son y lo cómodo que es tenerlos en nuestras casas. Sigue leyendo para saber más de estos pequeños amigos

Razas de hámsters

Características

Estamos hablando de un animal que tiene cuenta con diversos, aunque todos tienen en común que el hacer un reducido tamaño. En función de las razas podemos encontrar variaciones de pesos y dimensiones, aunque es cierto que la mayoría de los hámsters que tenemos en casa son hámsters enanos.

Por ejemplo un hámster dorado puede llegar a los 20 centímetros  de longitud y 200 gramos de peso, mientras que un hámster ruso, la especie más pequeña, rara vez sobre pasa los 10 centímetros y 50 gramos de peso.

En cuanto a sus costumbres reproductoras, si alguna vez tienes un macho y hembra en la misma jaula, ¡manténte atent@! porque algo que debes saber es que tienen una época de celo cada 4-5 días y tienen camadas de hasta una docena de hámsters en cada parto. Es por eso que no es nada raro ver hámsters en adopción en distintos portales de internet y que habitualmente se conserve en jaulas separadas a ejemplares de distintos sexos.

Por último te señalamos dos características muy diferenciales de esta curiosa mascota. Por un lado cuentan con membranas flexibles en sus carrillos, lo que les permite almacenar comida para consumirla más tarde; y por otro, sus dientes no dejan de crecer, razón por la cual tienden a morder cosas consiguiendo así limarlos y reducir el tamaño. Es recomendable facilitarles en sus jaulas piedras especiales para hámsters y facilitarles esta tarea.

Carácter del hámster

Posiblemente por su ascendencia salvaje y la orientación a evitar depredadores, el hámster es un animal eminentemente nocturno. Durante el día acostumbra a descansar y dormir, también pueden comer en despertares intermitentes; mientras que por la noche es cuando más activos se mantienen.

Son animales enérgicos, que necesitan moverse y descargar adrenalina. En caso de que no lo hagan son mascotas que pueden acumular estrés, por lo que es muy aconsejable ayudarles facilitando espacios y juguetes que les faciliten la actividad física.

Al igual que con los conejos, los hámsters pueden vivir en jaulas, pero nosotros recomendamos habilitar un espacio en ciertos momentos del día en que puedas prestarles atención para que jueguen y se muevan con libertad. Eso sí, debes estar con ellos y atento para evitar problemas como cortes de cables (les gusta morder cosas) o que se escapen por un pequeño recoveco. Además este momento es ideal para que te diviertas con él y juguéis juntos o le des golosinas de hámsters.

Una cosa que has de tener en cuenta si vas a adquirir varios hámstes que vayan a compartir espacio, es que determinadas especies son sumamente territoriales y se ven como enemigos, por lo que podrían tener peleas o incluso matarse entre ellos; dos especies muy rivales son los hámsters chinos y los sirios. Debes tener en cuenta estos extremos para no llevarte sorpresas desagradables.

En el caso de estas mascotas, en las tiendas de animales venden pequeñas bolas transparentes de plástico, bolas de hámster. Puedes introducir a tu mascota en él para que corra y se ejercite, consiguiendo de esta manera que la bola se desplace. Así podrá correr por toda la casa evitando los problemas que acabamos de comentarte.

Alimentación del hámster

Son mascotas fundamentalmente vegetarianas, sin embargo no por ello han de tener una alimentación poco variada. Deben comer cereales y semillas junto a frutas y verduras. ¡Es un animal al que le encantan las pipas! Incluso saben pelarlas para comer la semilla y desechar la cáscara. Si les das frutas, intenta dárselo en pequeños trozos para que sea más fácil y evite empachos que puedan repercutir negativamente en su saludo.

Respecto a la hidratación,son animales que consumen poca agua,  puedes poner en su jaula un pequeño cuenco para agua, pero nosotros te aconsejamos probetas para hámsters. Se trata de pequeños tubos con una bola dosificadora en su extremo que el hámster presionará para recibir líquido.

Jaula para hámster

Las jaulas son utensilios muy buenos para convertirlos en la vivienda habitual de tu hámster. Más adelante hablaremos en un post sobre las distintas clases que hay y cuáles os recomendamos, sin embargo ahora nos centraremos en qué dispositivos existen y creemos que son fundamentales para este pequeño hogar:

+ La jaula. Ha de ser lo más amplia posible. En el mercado hay jaulas permitidas de muchos tamaños, pero si puedes permitírtelo, intenta adquirir la jaula más grande posible.

+ Rueda de hámster. Gracias a ella tu mascota podrá ejercitarse y hacer deporte incluso aunque tú no estés prestándole atención, o dejándole un espacio abierto controlado. Si ves que tu  hámster corre en la rueda encorvado, significa que la rueda no es lo suficientemente grande para tu amigo, por lo que adquirir una de mayor tamaño sería una idea obligatoria.

+ Probeta o botella de agua. Se trata del dispositivo del que te hemos hablado anteriormente. Gracias a su bola dispensadora tu mascota podrá dosificar el agua de mejor manera y siempre que lo necesite estará hidratado.

+ Tazón de comida. Es un pequeño plato o cuenco que puedes disponer para almacenar comida. Otra idea es esparcir la comida por toda la jaula tú mismo, así tu hámster tendrá que moverse para encontrar la comida ¡y se mantendrá activo!

+ Casa de hámster. Aunque la jaula sea su hábitat, el hámster necesita un pequeño espacio para descansar que, seguro, llenará de pajita y heno que esté por la jaula, para estar más cómodo y cálido. Hay casas de todas las formas y tamaños, pero es fundamental que tu mascota tenga este espacio privado.

+ Juguetes masticables. Como te hemos comentado los hámsters son muy activos y, además, necesitan limar sus dientes. Por eso en el mercado hay distintos juguetes comestibles que permitirán a tu mascota roer y obtener alimento al mismo tiempo, del estilo de piruletas de semillas.

+ Substrato de la jaula. La jaula no puede ser un espacio liso de plástico o metal. Debes llenarlo de un substrato que le dé calidez y absorverá la orina de tu mascota. Puedes utilizar distintos materiales como el aserrín. Por cierto, sé generoso para que tengan una buena capa para escavar, ya que es algo que les encanta y ¡podrás verles escondiéndose dentro del substrato por diversión!