Saltar al contenido

Perro

Los perros son, sin ninguna duda, los reyes indiscutibles de las mascotas. Están muy seguidos de cerca por los gatos, pero hoy en día el perro es el animal preferido del ser humano en cuanto a su popularidad y extensión. ¿Quieres saber más sobre este fabuloso animal? ¡Sigue leyendo!

Razas de perros

¿Cómo surgió el perro?

Se ha investigado mucho sobre cuál es el origen del perro doméstico. Todos pensamos
que su ascendiente directo es el lobo, pero, ¿es esto del todo cierto?

Los últimos estudios parecen determinar que el perro sí desciende del lobo, pero del lobo antiguo europeo. Sus características genéticas difieren totalmente de los lobos del resto de los continentes. Por lo que es en Europa, hace unos 18.000 años, cuando los humanos empezaron a domesticar a los lobos para que les ayudaran en sus labores.

Siendo éste el origen más reciente, otros estudios establecen que el verdadero origen se encuentra en Asia hace unos 33.000 años, que fue en aquel momento cuando se produjo una verdadera separación entre los lobos y los perros, dando lugar a una migración masiva que, con los diferentes cruces a lo largo de tantos años, no permite determinar con exactitud ese origen, ya que casi no se tiene información de estos perros en Asia.

Sea cual sea el origen de estos animales, lo que es indiscutible es que se han convertido en un compañero fiel, indispensable y en un miembro más de la familia de muchos hogares.

Características de los perros

Cuánto vive un perro

La vida de los perros no es demasiado larga, pero si nos acompañarán durante gran parte de la nuestra. La media de años que suelen estar a nuestro lado son 12 o 13 años. Edad que es más amplia para las razas pequeñas y puede más corta para las razas grandes. No obstante, hoy en día, con los cuidados que reciben en sus hogares, así como con el avance de la medicina, la media de edad está en constante aumento.

Pelaje

El pelo de los perros puede ser doble o único, al contrario que el pelo de los lobos que es siempre doble. Éste pelaje doble les permite adaptarse con mucha facilidad a los cambios climáticos más extremos. Los perros, generación tras generación, debido a su domesticación, la mayor parte de ellos han ido perdiendo esta doble capa, por lo que es sólo una la que les protege tanto del frío como del calor.

Por ello es tan importante no raparlos, está bien cortarles el pelo para mantenerlos limpios e higiénicos, pero no pensemos que cuanto más corto lo tenga menos calor tendrá y cuanto más largo menos frío. Es precisamente el pelaje el que les protege, por lo que esa moda de “esquilarlos” durante el verano, les hará sufrir más el calor, aunquea nosotros nos parezca que están más frescos.

El oído del perro

El oído es el sentido más desarrollado del perro. Para hacernos una idea entre su audición y la de un humano, aquí os mostramos la diferencia:

– Sonidos graves: un perro tiene una audición de entre 16-20 Hz, mientras que nosotros entre 20-70 Hz.

– Sonidos agudos: por encima de 45 kHz, mientras que un humano puede captar entre
13-20 kHz.

Además son capaces de percibir cualquier sonido a una distancia 4 veces mayor que la nuestra y muchísimo más rápido. Por ello, nos pueden alertar de cualquier peligro que nosotros aun no hayamos detectado, así como ser sensibles a muchos sonidos que nosotros ni siquiera oímos; así que tengamos cuidado a los ruidos a los que los exponemos.

¿Cómo ven los perros?

La vista no es el sentido más desarrollado de los perros, pero se agudiza en grandes proporciones cuando la imagen está en movimiento. Esto proviene de su naturaleza cazadora, que les alerta en cuanto algo se mueve y pueden captarlo con gran precisión. Antes se creía que captaban los objetos en blanco y negro, pero estudios recientes parecen acabar con esa idea y determinar que perciben colores, aunque no en una gama tan variada como nosotros.

Incluso, según la raza, su campo de visión puede llegar hasta los 270º, sobretodo aquellos que se utilizan para la caza.

El olfato de los perros

Hablaremos por último de su sentido del olfato, que junto con el oído es el más desarrollado. La porción del cerebro en las que se encuentran las neuronas receptoras de los olores es hasta 40 veces más que el tamaño en humanos. Lo que les permite captar infinidad de olores que nosotros no sabemos ni que existen.

El desarrollo del mismo es tal, que incluso bien entrenados, y mediante el olfato, debido a la liberación de determinadas hormonas que ellos pueden captar, son capaces de detectar determinados tipos de cánceres, con una certeza de entre el 70 y el 99%.

Reproducción canina

Si vamos a tener un perro es importante conocer su ciclo de reproducción, ya que cada camada puede traer como media unos 6 cachorros, siendo la vida reproductiva bastante amplia y pudiendo traernos bastante problemas a la hora de hacernos cargo de los mismos.

La capacidad de reproducción suele desarrollarse a partir de los 6 meses y hasta el año más o menos, sufriendo pequeñas variaciones dependiendo de la raza. Las perras están en celo dos veces al año y el tiempo de gestación suele ser de unos dos meses.

Debemos de prestar mucha atención a los periodos en los que las hembras están receptivas, ya que las camadas indeseadas no suelen tener mucha suerte. Son muchos los cachorros que nacen sin contar con ello y que terminan en abandono, por ello debemos de contribuir en la medida de lo posible a evitar estas situaciones.

Aunque es cierto que a una hembra puede beneficiarle a nivel el hecho de tener una camada y cumplir así su función reproductiva, debemos de valorar, tanto en el caso de tener con nosotros un macho como una hembra, la posibilidad de realizarles la castración o la esterilización. Solución que no sólo evitará estas camadas indeseadas, sino que conllevará muchos beneficios en el comportamiento de los mismos. La teoría extendida de que engordan y puede perjudicarles a su salud es totalmente infundada, siempre y cuando controlemos su dieta y se mantenga activo haciendo algo de ejercicio, y siempre previa consulta a su veterinario quien valorará la situación individual de cada una de nuestras mascotas, no hay de qué preocuparse!

Cómo alimentar a mi perro

La alimentación de los perros no suele dar problemas a sus dueños. Hoy en día hay multitud de marcas que hacen comida procesada para ellos, piensos de todo tipo y con toda variedad de vitaminas y nutrientes.

No es necesario nada especial para nuestros amigos caninos, cualquier marca les ofrecerá todo lo que necesitan para mantenerse sanos y activos, incluso podemos acompañarlo de un poquito de carne cruda, según algunas tendencias; ahora bien, cuidado con darle comida constantemente de nuestros platos, cocinada y condimentada a nuestro gusto, no siempre, más bien casi nunca, les favorece.

Estos son los alimentos principales alimentos que debes de eliminar de forma radical de la dieta de tu can:

– Los huesos.- al contrario de la asimilación que siempre se hace de un perro con su hueso. Debemos de tener mucho cuidado con ellos, sobre todo con los huesos pequeños que son muy fáciles de romper, de tragar y que se astillan con mucha facilidad y puede provocarles heridas, perforaciones internas o que una de esas astillas se le quede clavada en cualquier parte del tracto digestivo.

– Chocolate, chucherías y azúcar en general.- el azúcar es veneno para los perros. Siempre se ha dicho que el azúcar puede provocar ceguera en los perros, y así es, no quiere decir que pierdan la visión nada más tomar un cachito de chocolate, pero si es cierto que los perros no asimilan el azúcar, eso hace que su nivel en sangre se dispare y tengan mucha facilidad para contraer diabetes, lo que les puede dar problemas de visión, además de intoxicaciones y descontroles alimenticios.

– Sobras de pescado. Como con los huesos, el pescado tiene minerales y proteínas y tu perro
se volverá loco cuando le des la sobras de tu cena, pero cuidado con las espinas, ellos comen sin cuidado y puede provocarles muchos daños internos.

– Uvas. A la mayoría no les gusta la fruta, pero si tu perro es un amante de las uvas, cuidado, éstas liberan una toxina muy dañina para ellos, que puede causarles graves problemas renales. Si le gusta la fruta, aprovecha y, ¡dale una manzana! Ayudará a que sus dientes queden más limpios, evitará la formación de sarro y le aportará muchos nutrientes.

Por último, y como consejo para que nuestros perros se mantengan fuertes y sanos, los expertos recomiendan que introduzcamos en su dieta comida húmeda para perros. Ésta la podemos encontrar en cualquier establecimiento y puede presentarse en bolsa o en lata. No debemos alimentarlos sólo de ella, pero es ideal como complemento, así como muy socorrido para perros con problemas dentales y digestivos.

Adiestramiento canino

Una de las características principales del perro es su inteligencia. Tiene una gran habilidad para aprender cosas rápidamente, así como para adaptarse a diferentes situaciones.

La mejor etapa para adiestrar a nuestro perro es por supuesto de cachorro, ya que es el momento en el que es más receptivo, su conducta se está formando y lograremos con ello que crezca de forma civilizada, sociable y educada, lo que nos permitirá poder disfrutar de su compañía en cualquier lugar, ya sea rodeado de niños o de otros perros, en una cafetería en plena ciudad o en una ruta por el monte, así como dejarlo en casa con la absoluta tranquilidad que cuando vuelvas todo estará como lo has dejado.

Este adiestramiento básico, que todo perro debería recibir en su edad más temprana ya que nos aportará muchísima tranquilidad, tenemos que hacerlo con pequeños premios, hay multitud de chuches para perros que podemos llevar en el bolso y darle cada vez que nos obedezca para no cruzar la calle, cuando se siente, cuando camine a nuestro lado, cuando acuda cada vez que le llamemos, y así un largo etcétera, en unas semanas ¡lo habrá aprendido todo!

Si tu perro ha llegado a ti a una edad más adulta por cualquier motivo, no desesperes, el proceso es un poco más lento, pero con paciencia y premiando su buen comportamiento lo conseguirás. Sólo hay que ir corriendo sus vicios y malas costumbres poco a poco. Recuerda, las buenas conductas se premian, siempre! Cuando su comportamiento no sea el adecuado, un NO rotundo y categórico tendrá el efecto castigo suficiente como para que nuestro perro sepa que lo ha hecho mal. Tenemos que hacerlo en el mismo momento en que cometa el error para que la asociación sea instantánea y, bajo ningún concepto, recurrir a las sanciones violentas, ya que eso sólo conseguirá que nuestro perro pueda volverse agresivo y temeroso. Como dijimos anteriormente, una de sus características principales es la empatía, por lo que mediante el tono de tu voz así como tu actitud, entenderán perfectamente que algo no están haciendo bien. Además, determinadas razas, son utilizadas por profesionales, como policías o bomberos, para labores humanitarias y de ayuda.

Así que, ¿cuánto podemos enseñarle a nuestro perro? Prácticamente, todo a lo que estemos dispuestos. Tú encárgate de tener algo de paciencia, y ellos se encargarán de sorprenderte.

Terapias con perros

Ésta alta capacidad de los perros para aprender, su empatía, así como su fácil adiestramiento, hacen que sean ideales para desarrollar terapias con ellos. Contribuyen a una mejora de la calidad de vida de las personas, y pueden ser utilizados en muchos tipos, entre ellas:

– En colegios de educación especial, en los que se encuentran escolarizados niños con determinados problemas de aprendizaje.
– Con personas con discapacidad intelectual
– Para personas con Alzheimer.
– Como perros guía, siendo el principal apoyo de las personas invidentes
– Con personas mayores, tanto en centros geriátricos como para aquellos que viven solos.
– En hospitales, sobre todo con niños, que harán que su recuperación sea más rápida y llevadera, así como mejorará su estado anímico.
– En Centros de salud mental
– Para tratamientos de neurorehabilitación. Muchas empresas desarrollan programas personalizados según las necesidades de cada centro y de cada paciente.

Razones para tener un perro

Son muchas las razones por las que un perro traerá muchas alegrías y beneficios a
nuestras casas:

– Amor incondicional y fidelidad. Pase lo que pase, hagas lo que hagas y tardes lo que tardes en volver a casa, siempre te recibirá con la misma alegría. Da igual lo duro que haya sido el día de trabajo, él se encargará de que nada más abrir la puerta todo tenga menos importancia. Si de algo puedes estar seguro es que tu perro nunca te decepcionará.

– Saben reconocer tu estado de ánimo, y estarán contigo sin importar cuál sea. Te traerán su juguete preferido de forma incansable cuando te noten contento, y se tumbarán a tu lado durante horas cuando lo necesites, sólo para que sepas que ahí estarán ofreciéndote su compañía.

– Te ayudan a hacer ejercicio. Saben estar tranquilos y les encanta estar en casa contigo, pero también necesitan salir, correr y hacer ejercicio. A veces te apetecerá más, a veces menos, pero cuando lo veas disfrutar cada vez que lo saques a pasear, esa sensación se volverá adictiva, así que, inevitablemente, te volverás mucho más activo.

– Inculcan el sentido de la responsabilidad en los niños. Aprenden que es cuidar de un ser vivo, tener que cumplir unos horarios y asumir determinadas obligaciones, frente a las que no cabe la pereza. Y lo mejor de todo, es que las asumirán sin esfuerzo y con gusto, ya que se convertirá en uno de sus mejores amigos. E incluso mejorará su creatividad (juegos de perros)

– Reduce el estrés y la presión arterial. Eso dicen los últimos estudios, pudiendo evitar por lo tanto problemas cardíacos.

– Son de gran ayuda en rehabilitaciones. No sólo de forma profesional, donde se utilizan en gran número de terapias, sino con su mera presencia, se ha constatado que las recuperaciones son mejores.

Éstas y muchas más razones nos hacen ver por qué el perro es el mejor amigo del hombre y entender que ya en un tercio de los hogares españoles se hayan animado a que un perro sea un miembro más de sus familias. Ahora bien, no todo es perfecto, y antes de adquirir cualquier animal, tenemos que pensar bien todas las responsabilidades que ello implica. Desde que entra en nuestras casas es uno más y, como tal, debemos educarlo, alimentarlo, cuidar de su salud, llevarle al veterinario cuando se ponga enfermo, pensar en todas las opciones que tenemos cuando nos vayamos de vacaciones, así como dedicarle tiempo diariamente. Si estás pensando en tener un perro, antes analiza cuál es tu situación y reflexiona sobre cuáles son las razas de perro que más se adaptan a tu estilo de vida, a tu forma de ser, a tu vivienda y a tu lugar de residencia.

Cada raza tiene un carácter, unas necesidades y un ambiente al que se adapta mejor; para tener un perro en un piso, lo ideal son las razas de perros pequeños, si tienes un gran jardín, un rottweiler, un labrador o un pastor alemán pueden ser tus mejores opciones.

También debemos de tener en cuenta si tenemos otros animales en casa, como un gato, o un bebé, en estos casos tenemos que invertir bastante tiempo los primeros días a que su adaptación sea la adecuada para que la convivencia comience con buen pie desde el primer día.

Así que, antes de decidirte a tener un perro, dedica un tiempo a valorar tu circunstancia y analizar los pros y los contras y, sobretodo, no compres, ¡ADOPTA! En este enlace podrás encontrar perros en adopción.

“Un perro te enseñará amor incondicional. Si puedes tener eso en tu vida, las cosas no serán
tan malas”.
Robert Wagner.