Saltar al contenido

Tortuga

¿Te gustaría acompañar tu hogar con una o varias tortugas? Estás de enhorabuena, las tortugas son uno de los animales que más personas acostumbran a adquirir. Esto es porque tener una tortuga como mascota tiene muchas ventajas y son animales estupendos. ¿Quieres saber más sobre la tortuga? Continúa leyendo este artículo para descubrir lo más importante que debes tener en cuenta.

Razas de tortuga

Tipos de tortuga

Lo primero que debemos saber cuando hablamos de este reptil es que existen multitud de razas, sin embargo a grandes rasgos se pueden dividir en tres clases: Tortuga de agua dulce, de agua salada, y de tierra.

Cuando adquieras una tortuga en tu tienda de animales, o cuando te dispongas a adoptar una tortuga, es muy importante que sepas de que clase. Sabiendo esto podrás dotar a tu tortuga de los cuidados adecuados y proveerla el hábitat y condiciones necesarias para que esté saludable.

Tortuga de agua

Esta clase de tortuga está adaptada a vivir en el agua la mayor parte de su tiempo, por eso tienen estructuras corporales más aerodinámicas para desplazarse buceando con facilidad. También podrás distinguirlas porque sus patas tienen formas aplanadas para que hagan las veces de aletas y les permitan nadar ágiles. Además sus caparazones tienden a ser más planos en comparación con las tortugas de tierra.

Para tener este tipo de animal, que vive cómodo en el agua, necesitarás adquirir un estanque o acuario. En este artículo podrás ver información sobre los acuarios y cómo hacer tu pecera casera.

Por último debemos aconsejarte que te informes sobre tu especie ya que hay tortugas de agua grandes que ¡puede que te sorprendan!

Dentro de esta clase distinguimos las siguientes subclases:

  • Tortuga de agua dulce. Su hábitat natural son los ríos, pantanos o lagos. Son mascotas sencillas de cuidar y muy extendidas como mascota si estás pensando en que tus hijos tengan su primera mascota. Son mascotas omnívoras, por lo tanto comen tanto carne (pequeños animales como las lombrices) como vegetales; aunque sino somos expertos pueden tener descompensaciones. Por eso te recomendamos que acudas a un centro especializado en mascotas exóticas para adquirir el mejor alimento para tu tortuga.
  • Tortuga de agua salada o tortuga marina. Muy similares a las tortugas de agua dulce con la especialidad de que habitan en mares y océanos, por lo que necesitan un pH y salinidad correctos. La mayor parte de esta clase de tortugas ahora mismo son especies amenazadas o en peligro, como consecuencia de la destrucción de sus hábitat naturales por lo que no es común, ni deberían, estar en cautiverio. Te aconsejamos que si quieres adquirir una tortuga sea de agua dulce o de tierra.

Tortuga de tierra

Esta clase de reptil están acostumbradas y adaptadas a vivir fuera del agua, por lo que si deseas tener una necesitarás un terrario en lugar de un acuario. También son animales omnívoros y necesitan una dieta variada a pesar de que estemos acostumbrados a oír que se alimentan a base de lechuga. De este modo y contrariamente a lo que se suele pensar, alimentar esta clase de tortugas no es una tarea simple y debemos buscar asesoramiento experto para que vivan muchos años (tienen altas esperanzas de vida) y de manera saludable.

Un buen consejo es que no debes suministrarles alimentos procesados o aquellos a los que en libertad no podrían alcanzar. Por lo demás, deben alimentarse de proteína (fuente cárnica como gusanos o lombrices) verduras y frutas.

Asimismo has de tener en cuenta que no se trata de una “carta en blanco” ya que muchas especies tienen intolerancias, por ejemplo, algunas no pueden comer caracoles, y otras como las de origen mediterráneo no deben comer legumbres como judías o frutas como el plátano. Nuevamente te aconsejamos que, en función de tu especie de tortuga, busques asesoramiento experto.

Tener tortuga como mascota

Ahora que ya sabemos las clases de mascotas, podemos plantearnos tener una tortuga de mascota. Es innegable que son animales mágicos que despiertan mucho interés por sus particularidades, además, si escoges especies más sencillas como las tortugas de tierra (¡recuerda bucear en cuál es mejor!), podrás tener una tortuga mascota muy sencilla que te acompañará por muchos años.

Una vez que tengas claro qué especie de tortuga tienes y qué particularidades de alimentación y cuidado necesitan, será sencillo cuidar de ellas. Nosotros te aconsejamos que, al menos para tu primera tortuga, acudas a las terrestres por su sencillez y porque podrán caminar por tu casa libremente si lo deseas, ¡además lo disfrutarán mucho! ya que son animales exploradores y curiosos, aunque eso sí, muy tranquilos también.

Ventajas de tener tortugas mascotas

A nosotros nos encantan las tortugas, y a ti seguro que también. Esto se debe a que son mascotas con personalidad y unas particularidades que las hacen únicas. A continuación te detallamos algunos de las ventajas, que según nuestro criterio, hacen que amemos tanto a estos pequeños (o grandes) amigos.

  • Sociabilidad.  Aunque usualmente las tortugas en libertad son animales solitarios en cuanto a la satisfacción de sus necesidades, no es menos cierto que no les importa compartir espacio con otras especies. Son seres acostumbrados a la compañía por lo que tener una tortuga en casa no es nada arisco, sino todo lo contrario, disfrutarán de tu compañía y tú de la suya.
  • Cuidados. Una vez que tenemos clara el tipo y especie de tortuga que queremos adquirir o hemos adquirido, podremos acceder a toda la información necesaria para sus cuidados. En caso de que tengas dudas no tengas reparos en acudir a expertos en tortugas o a tu veterinario. A partir de entonces cuidar de nuestra tortuga será una tarea sencilla y no nos requerirá inversiones de tiempo ni dinero considerables.
  • Metabolismo. Muy relacionado con sus cuidados, te contamos que las tortugas tienen un metabolismo muy lento por lo que la frecuencia de su alimentación no es tan alta como en otros animales, hasta el punto de estar 2-3 días sin comer. Esto no significa que puedas “despreocuparte”, sencillamente cerciórate de darles el alimento que necesitan y que lo consumen.
  • Esperanza de vida. Son unos de los animales más longevos de la naturaleza, la mayoría de las tortugas domésticas pueden sobrepasar los 20 años de vida con mucha facilidad, e incluso llegar a los 50 años (¡o más!) si somos atentos y gozan de buena salud. ¿Buscas una mascota para toda la vida? La tortuga es tu animal. Como curiosidad en cuanto a lo ancianas que pueden llegar a ser, algunas especies de tortugas gigantes como las famosas tortugas de las Galápagos pueden vivir más de 150 años, increíble ¿verdad?
  • Tranquilidad. Son animales muy serenos, hasta el punto de que son mudas, es decir, no pueden provocar ruidos, rugidos o cualquier tipo de sonido. Por eso son animales muy aconsejables si quieres tener un hogar tranquilo. Eso sí, préstales atención ya que, ¡tampoco pueden quejarse!