Saltar al contenido

Tortuga de caja de Florida

Tortuga de caja de florida

La tortuga de caja de Florida o terrapene carolina, por su nombre científico, es una clase de tortuga terrestre muy común, sobre todo en Estados Unidos, de donde recibe su nombre. ¿Quieres saber más sobre este animal? Sigue leyendo nuestro artículo sobre este alucinante animal.

Origen de la tortuga de caja

Pese a ser una raza extendida, ha recibido muchos ataques por parte del ser humano, fundamentalmente por la destrucción de su hábitat y su caza para venta furtiva. Esto ha hecho que se haya convertido en un animal incluido en la Lista Roja de la UICN como vulnerable a las amenazas.

Esta tortuga se deja ver con mucha facilidad bosques, pantanos, matorrales y cieganales con plantaciones. En cuanto a los países, son comunes en Estados Unidos y México. En Estados Unidos se extienden por la zona este, desde Michigan a Texas y Florida (de donde recibe su nombre); mientras que en México la podemos encontrar en el Golfo y en Yucatán. Por esto es común hablar de tortuga de caja de distintos lugares, como por ejemplo la tortuga de caja yucatana o la tortuga de caja malaya.

Características de la tortuga de caja

Lo que más destaca de nuestra protagonista es que su caparazón, muy llamativo, está articulado, lo que le permite recogerse sobre sí misma. De este modo esconden cabeza y patas en una estructura (caparazón) con una forma más cuadrada de lo normal. La apariencia de esta tortuga protegida de este modo hace que parezca una pequeña caja, de ahí su nombre.

En cuanto al color de la tortuga de caja, esta tiene un caparazón de color marrón claro, rematado con una textura o patrón de líneas y manchas de color cálido como el amarillo o naranja.

Otra característica que permite distinguir a esta tortuga de otras es su cabeza, de un tamaño pequeño/mediano que cuenta con una mandíbula en forma de garra o gancho.

En cuanto al tamaño de la tortuga de caja, pueden crecer hasta las 7 u 8 pulgadas, siendo las hembras algo más grandes que los machos.

Por último, ¿recuerdas que te dijimos que las tortugas vivían mucho? Pues este es un buen ejemplo, las tortugas de caja ¡viven hasta 40 años!

¿Cómo distinguir el sexo de una tortuga de caja?

A simple vista puede resultar muy difícil asegurar de qué sexo es nuestra tortuga de caja. Sin embargo si sabes como ¡no es nada difícil! Debes fijarte en sus ojos y en las patas.

Un iris rojo y unas uñas en las patas traseras cortas, indica que tenemos un macho; mientras que si el iris es amarillo ocre y las uñas traseras largas, estamos ante una hembra.

Otra manera muy efectiva para distinguirlas es su pequeña cola, si esta es más gruesa, también nos está indicando que es un macho. Sin embargo si es estrecha y más corta, tu tortuga es hembra.

Cuidados de la tortuga de caja

Cómo alimentar a una tortuga de caja

La alimentación de una tortuga de caja no es muy distinta a la de cualquier tortuga, aunque sí has de tener en cuenta alguna particularidad.

Lo más importante es que tengan una dieta variada, pero claro, hablamos de un animal con un carácter especial y bastante tímido. Por lo que es posible que tengas que probar a darle distintos trocitos de fruta hasta que descubras cual es la que más le gusta. Qué caprichosa puede ser una tortuga de caja, ¿verdad?

También recuerda que dentro de esta variedad está el aporte proteico que nuestras tortugas extraen de animales como langostas insecto, lombrices, grillos, etc.

Una ventaja de esta tortuga de tierra es que con que le des alimento cada dos días es más que suficiente, guardando una proporción de 50% de origen animal y 50% de origen vegetal. Por último no olvides complementar las comidas con minerales en polvo y vitaminas, especialmente el calcio, que puedes espolvorear por encima de su comida. No te preocupes que se lo comerán de todos modos y contribuirás a que tengas una dieta equilibrada y completa.

El terrario de tu tortuga de caja

Como siempre decimos los mascoter@s, el espacio de nuestros animales ha de ser lo más amplio posible. Por lo que el primer consejo para tener a tu tortuga de caja, es que el terrario sea amplio. Y por supuesto, ha de ser terrario y no estar inundado de agua puesto que no se trata de una tortuga de agua dulce ni salada, sino una tortuga de tierra.

Este consejo de la amplitud del terrario rige de forma general, pero en el caso de la tortuga de caja, aún lo hace con más fuerza ya que tienen un comportamiento explorador y cuando se encuentran en libertad les gusta recorrer amplias distancias.

En cuanto al agua del terrario, que sea una tortuga terrestre no significa que no deba tener su espacio acuático, más al contrario, a nuestra protagonista le encanta bañarse. Lo único que debes considerar es que no son buenas nadadoras, por lo que el reducto acuático que dejes en el terrario ha de ser poco profundo, de modo que puedan respirar con su cabeza fuera del agua con facilidad.

Otro aspecto a tener en cuenta es la temperatura de su pequeño hábitat artificial. Intenta tener el terrario a unos 30 ºC al menos, y con un máximo de 32ºC-34ºC. En cuanto a su pequeña piscina, tiene como finalidad que tu tortuga de caja se refresque, por lo que debe de estar a menor temperatura, pero no mucho. 25-28ºC debería ser suficiente.

Nosotros te aconsejamos que utilices alguna lámpara de luz ultravioleta para mantenerlas calientes ya que podrán obtener un buen aporte vitamínico al mismo tiempo y, además, les encanta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *