Saltar al contenido

Bulldog inglés

Bulldog inglés paseando en el cesped

Origen del bulldog inglés

Como su propio nombre indica, el Bulldog, raza de moda hoy en día, tiene su origen en Reino Unido.

Fue utilizado originariamente, por su fortaleza y musculatura, para el control y la guarda del ganado, así como para las peleas con toros, que en la época era uno de los principales espectáculos de entretenimiento, derivándose su nombre de esta práctica (bull-dog).

Era un espectáculo agresivo, en el que se usaba un bulldog adiestradopara que, dentro de un ring y con el toro atado, se demostrara como éste podía con el toro. No obstante, en su origen, la estética del bulldog no era como la conocemos hoy en día, sino que se parecía más al bóxer, más alto, más delgado y mucho más atlético, siendo su agresividad lo que más se entrenaba y desarrollaba, lo que le convertía en un perro de pelea excelente. Tenía un carácter fuerte, una gran resistencia a dolor y era utilizado para trabajos físicos que exigían gran esfuerzo.

Estéticamente, no siempre tenían el hocico achatado, no era una característica esencial en ellos, ésta derivará posteriormente del cruce de este tipo de razas con perros como el carlino, que dará lugar a su aspecto actual. Hoy en día las sucesivas mezclas, han dado lugar a un perro calmado, dócil, de aspecto regordete, sin un ápice de agresividad, que es utilizado principalmente en exposiciones de belleza y que se ha convertido en una de las razas de compañía por excelencia.

Características del bulldog inglés

El tamaño del bulldog está entre los 30 y 40 cm y su peso no debe ser superior a los 25 kg.
Su esperanza de vida no es muy alta, oscila entre los 8 y 10 años, no obstante actualmente con la calidad de vida que tienen y los avances de la medicina ésta puede ser algo superior.
Una de sus principales características es su hocico corto y aplastado, que a veces puede provocarle
dificultades respiratorias. Su cabeza es grande y tiene una constitución rechoncha, fuerte y poco atlética. Su pecho es fuerte y cuadrado y su cola es corta y ondulada, aunque normalmente se ven con ella cortada, práctica prohibida a partir de este año 2018.
El pelo del bulldog es corto y grueso, prácticamente no sufre caída del pelo y no necesita mucho cuidado, a aparte de un cepillado diario para que se mantenga brillante. En cuanto a los colores del bulldog, pueden ser variados, beige, atigrado, blanco o canela, con o sin parches blancos. Uno de los colores solicitados es el bulldog inglés azul o blue, que tiene en realidad un color grisáceo tendiendo a azulado.

Carácter del bulldog inglés

A pesar de su origen, el temperamento del bulldog es tranquilo, cariñoso y paciente, llegándose a convertir hoy en día en una de las razas de compañía más queridas. Es un perro muy dócil, ideal para estar con niños, que se sienten encantados en compañía de otros animales, cualquiera que sea su especie, y no toleran muy bien la soledad.

Son muy inteligentes, tozudos y silenciosos, a pesar de sus ronquidos. Se adaptan muy bien a la vida en un piso ya que por su físico no necesitan mucho movimiento, sin olvidar sus paseos diarios, y un poco más amplios al menos dos veces a la semana, para evitar el sobrepeso y mantenerlos en forma para que gocen siempre de una buena salud, ya que puede llegar a ser un perro muy sedentario y perezoso si no se le acostumbra a hacer algo de ejercicio.

Les encanta estar en casa en compañía de sus dueños y los paseos tranquilos, por ello son perfecto para la vida en ciudad, no siendo recomendables para aquellas personas que les guste salir a hacer deporte intenso y regular con su perro, ya que esto conllevaría demasiado esfuerzo para esta raza. Los mimos, los pequeños juegos tanto en casa como en la calle y salir a tomar algo en una terraza donde pueda echarse al sol y a observar el movimiento de la ciudad serán las actividades favoritas de nuestro bulldog.

Gracias a su inteligencia, y si adiestramos bien a nuestro bulldog inglés cachorro en sus primeros meses, tendremos un compañero educado y limpio, perfecto para estar en casa y acompañarnos a cualquier lugar estando seguros de que siempre tendrá un comportamiento excelente.

Salud del bulldog inglés

Los principales problemas de salud que presenta esta raza son principalmente dos, a los que debemos de prestar especial atención a lo largo de su vida.

Por un lado los problemas respiratorios del bulldog. Éstos se deben, a pesar de que pueda parecer que es debido a su hocico corto y aplastado, a la forma de su cráneo, que da lugar a determinadas anomalías que impiden que deterioran en mayor o menor medida su capacidad respiratoria y que impiden que el proceso de refrigeración se lleve a cabo de manera correcta en su cuerpo, lo que también les hace propensos a sufrir golpes de calor y a no adaptarse bien al ejercicio de alta intensidad.

Por otro lado, la tendencia al sobrepeso. Por genética, estos perros son rechonchos y fuertes, ya de cachorros se puede observar su constitución, mucho más grande a la de cualquier otro cachorro. Su aparente aspecto de perro “gordo” no siempre es real, ya que al ser pequeño, fuerte y muy musculoso, puede parecer que tiene obesidad, aunque se encuentre en su peso ideal. El sobrepeso puede dar lugar a problemas de cadera, así como puede agravar sus problemas respiratorios, por lo que es necesario que mantenga una dieta estricta, comiendo sólo tres veces al día, eliminando de forma radical el azúcar, el exceso de grasa y las comidas procesadas, y con un ejercicio moderado y adecuado a su estado de salud y edad.

Por lo demás, el bulldog es un perro sano y fuerte y no suele tener enfermedades congénitas. No obstante, se recomienda una visita anual al veterinario, para una revisión física y respiratoria, para asegurarnos que se encuentra en perfecto estado de salud.

Cuidado del bulldog inglés

Para que nuestro bulldog se mantenga en buen estado físico y mental, debemos de tener en cuenta su necesidad de cortos paseos diarios y al menos una vez a la semana, evitando momento de calor, dedicarlo a pequeños juegos que les mantengan un poco más activos y entrenen sus reflejos.

Es necesario también realizarles un cepillado diario, para que su pelo se mantenga sano y brillante, así como limpiar los pliegues que se le forman en la piel. Debemos de prestar también especial atención a sus dientes, ya que tienden a la formación de sarro, lo que les puede provocar mal aliento e infecciones, así como a sus uñas, que son muy duras y fuertes, y que deben de ser cortadas al menos una vez cada dos meses. Si la tarea se dificulta o vemos que podemos hacerle daños, debemos de acudir a un centro de estética especializado.

Razones para tener un bulldog inglés

  • Son perfectos si queremos a nuestro lado un compañero dócil, cariñoso, alegre y tranquilo.
  • Son ideales para aquellas personas que no sean demasiado deportistas, que disfruten de la vida en casa y de pequeños paseos. ¿Quién dijo que la pereza sea un problema?
  • Su felicidad es su familia y su hogar, se desvive por complacer a sus dueños y tiene una paciencia infinita con los niños.
  • Si vives en un clima más bien frío, tu bulldog inglés será feliz y no tendrás que comprarle ropa de abrigo.
  • Es muy limpio y prácticamente sin adiestramiento, muy educado.
  • Al tener un pelaje corto y fuerte, no necesita grandes cuidados y no se le cae el pelo.
  • Su tranquilidad y poca necesidad de ejercicio, le convierten en una raza idónea para las personas trabajadoras, que no tienen mucho tiempo para dedicar horas al ejercicio con su perro y tienen que vivir en un apartamento en la ciudad. Él será feliz con sus pequeños paseos diarios y tumbándose a tu lado después de un largo día de trabajo.